Yufei en el Festival Internacional de Cine en Beijing


En el año 2018 se festeja el 30 aniversario del restablecimiento de relaciones entre China y Uruguay.

En este marco, Yufei viajó al Festival Internacional de Cine de Beijing, gracias a la Embajada de China en Uruguay. Pudo conocer de primera mano las diferentes producciones y avances tecnológicos en relación al cine que se están llevando a cabo en este país.

“Por más que tengamos datos económicos de China, no tenemos datos de la cultura y la sociedad. Seguimos viviendo bajo la sombra de lo que son los estereotipos occidentales acerca de lo que es China, cuando uno piensa en cine chino piensa en Artes Marciales, personas que vuelan y ese tipo de efectos especiales. Uno asocia china con determinado tipo de película. Es un estereotipo falso, ya que hay una variada gama de películas”.

¿Cómo llegaste esta vez a China?

Me recomendaron en la Embajada China como representante de Uruguay para participar de un Simposio de Traducción y Subtitulado en audiovisuales y cine. Fui como expositora para hablar de temas de traducción y de posibles colaboraciones entre China y Uruguay.

Hice una exposición de lo que yo veía de las llegadas de las producciones chinas a Uruguay, como espectadora y como traductora. Lo que nosotros consumimos son producciones que llegan a través de distribuidoras estadounidenses o europeas que por haberse presentado en un Oscar, o cuestiones parecidas, llegan a Uruguay.

¿De qué tratan esas producciones chinas?

Son un reflejo de las problemáticas sociales en las que está el país inserto. Ha tenido una evolución a pasos agigantados desde que nace el cine, más allá de los estancamientos por las diferentes revueltas internas por las que ha pasado. En esas producciones se reflejan las preocupaciones y los diferentes estilos de vida.

Sobre las películas que nos llegan y la producción china, ¿cuál es la mayor diferencia que hay?

No llegan las producciones que puedan cortar la brecha cultural entre China y América Latina. Se debe a que no hay un estudio en Uruguay que analice las producciones chinas que hay u que haga una selección de esos productos que puedan ser consumidos por el público en Uruguay y Argentina.

Por ejemplo, en el Simposio, personas de África hablaban de series chinas que eran traducidas al Swahili, entonces tenían gran repercusión en Tanzania. Y al verlas, las personas de Tanzania se dieron cuenta de que las preocupaciones que ellos tenían y las preocupaciones de los personajes chinos eran las mismas. A lo que esta tan lejos y hay tanto desconocimiento, uno tiende a pensar que las preocupaciones son diferentes, pero no es así.

¿Cómo te parece que se debería trabajar?

El ideal sería abrir el panorama y salir a buscar otro tipo de productos que puedan ser consumidos por el mercado uruguayo y que tenga el plus de acercar al Gigante Asiático. Tenemos que remarcar en el valor indirecto, no solo en el factor económico chino.

¿Y sobre las películas uruguayas que llegan a China?

La embajada uruguaya en China está haciendo muchos avances. Se presentaron a concursos y un cortometraje que se llama La canilla perfecta, del director Walter Tournier, que es de OSE, sacó premio a mejor animación.

¿Te parece que hay lugar para la cooperación entre los países?

El ámbito de cooperación, yo diría, es tan basto como uno quiera, porque en realidad tenemos un gran vacío de cooperación, o de introducción de contenidos chinos al público uruguayo e, incluso yo diría, latinoamericano.

¿Cómo fue el desarrollo del Festival?

Había salas simultaneas de presentación de productores, directores, distribuidoras. A su vez había un sector de stands de empresas donde presentaban sus trabajos y también las nuevas tecnologías. Por ejemplo, pude experimentar un aparato que te colocas en la cabeza como un sombrero, que tenía una especie de conexión a la película proyectada y desprende olores para poder desarrollar sensaciones olfativas junto con las sensaciones visuales tradicionales del cine. Entonces vi una parte de la película Perfume, cuando está el campo de lavanda y pude sentir el olor a lavanda y pude sentir un aroma cuando el protagonista saca su perfume predilecto, lo evapora en una plaza y todos piensan que él es un ángel. Fue increíble!

#Cine #SeminariodeCineChino #CineChino #Beijing #FestivaldeCine #CooperaciónChinaUruguay #AprendeChino #ViajeaChina

57 vistas

Contacto: +598 2902 2025 - +598 92 462 099  /  fenix@fenixinternacional.com  /  Soriano 1342 /  Montevideo - Uruguay

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • LinkedIn - Black Circle