Entrevista a Jorge Jellinek

Actualizado: 11 de abr de 2020


Jorge Jellinek será la voz experta en nuestro Seminario de Cine Chino. En esta entrevista nos cuenta sus vínculos con el mundo del cine, los festivales que ha organizado y, específicamente, sobre el cine chino que de a poco va llegando a nuestro país.

¿Cómo comenzaste en el mundo del cine?

Me formé básicamente como aficionado al cine, yendo a los cineclubes, a la cinemateca uruguaya. Ahí empecé a hacer varios cursos de cine, sobre todo un primer curso que se hizo en la cinemateca hacia fines de los años 70. Después empecé a escribir por invitación de un amigo, que también había hecho esos cursos.

Empecé en los semanarios de la época haciendo crítica de cine. Más adelante me dediqué más profesionalmente a la crítica, y la he ejercido desde hace muchos años en diarios, semanarios y últimamente también en radio. Estoy en Radio Uruguay, en un programa cultural que se llama El Mural. Y aparte de eso, hace también muchos años que empecé a trabajar en festivales de cine.

Soy programador de varios festivales que se hacen en Uruguay, como Piriápolis de película, que ya lleva 15 años. Además viajo a muchos festivales, soy jurado, me invitan a distintas actividades, doy clases… hace ya muchos años que doy cursos de introducción al cine e historia y lenguaje cinematográfico en distintos lugares. Y escribo. Ahora, escribo más que nada para publicaciones internacionales, revistas y sitios web. Mi vínculo es siempre desde la crítica, o desde la curaduría y programación en el caso de los festivales.

¿Qué podés adelantarnos sobre el Seminario de Cine Chino?

Me pareció muy interesante que haya un seminario sobre cine chino. Primero, porque conocemos muy poco de china. Segundo, porque el cine chino es muy poco conocido en Uruguay. Tercero, porque hoy China es una potencia y un centro no solamente económico, sino cultural. Cada vez más hay gente a la que le interesa estudiar chino por muchos motivos; la cultura china se expande y hay una producción cada vez más importante de cine en China con un criterio no solamente de su gran mercado interno sino de llegar también a otros lugares. Y eso me parece interesante como propuesta.

De lo que yo voy a hablar dentro del seminario es básicamente una introducción a lo que ha sido la historia del cine en China, con sus períodos, corrientes o generaciones. Y, como se va a trabajar sobre algunas películas, voy a referirme a esos autores y a alguna de ellas analizándolas desde una óptica más crítica.

¿Cómo caracterizarías al cine chino?

El cine chino tiene una larga historia que refleja un poco los cambios que ha vivido esa sociedad. En primer lugar, hablar de “China” es muy complejo, porque es un continente. Entonces, en un momento lo que llegaba de china era básicamente lo que se producía en Hong Kong, que tenía un estatuto especial, no era y no es todavía parte integral de China. Y llegaba algo que fue todo un fenómeno que se vivió en una época: el cine de artes marciales. Se impuso a nivel mundial, con figuras como Bruce Lee. Y eso era lo que se conocía del cine chino, que era producido en Hong Kong. Pero había otro cine, que se hacía en el continente, que no se conocía.

Esto cambió: las primeras películas chinas que se estrenaron —no de Hong Kong, sino chinas— vinieron a través del circuito cultural o de exhibiciones un poco raras o independientes a fines de los años 50. Por lo menos antes de eso no hay antecedentes de cine chino exhibido en Uruguay. Y llegó, seguramente, con la ola de películas que vinieron de Japón y otros países asiáticos como una apertura a esa zona.

Pero el fenómeno más interesante llega en los años 80 cuando empiezan a conocerse algunos directores de lo que se llama la Quinta Generación, que es la que emerge a partir de una serie de cambios que se dan en China y de una apertura al mundo. Hay directores, algunos de los cuales se van a ver en estas películas que van a estar en el ciclo, que son los nombres que empezaron a sonar en ese momento. Esto tiene luego una evolución, y hoy en día China tiene varios niveles. Por un lado, una producción industrial importante que apuesta a un cine ya no para su enorme mercado interno, sino para un mercado internacional. Películas espectaculares, con un gran despliegue, algunas de acción o históricas, pero con muchos efectos y mucha producción, como para competir con un formato que es el que hace Hollywood pero con características de la cultura china. Y en algunos casos ni siquiera, porque hay muchos directores chinos que han ido a trabajar a Hollywood. Después, hay un cine más autoral, más creativo de algunos directores que circulan, pero ya en un nivel de festivales o muestras que llegan cada tanto. Muestran precisamente otras realidades; a veces son producciones mucho más independientes, tocan temas que a veces son un poco conflictivos en la sociedad china. Esa es otra mirada que hay.

Ahora hay otras áreas: cine de animación, cine documental… en fin, hay varios géneros que se han desarrollado y mucha gente nueva, es casi imposible conocer a todos. Es todo un fenómeno. Por lo que uno lee —porque llega poco ese material— hay cosas muy interesantes. Y que hablan de que China se va a convertir o está en vías de convertirse en un gran productor audiovisual a escala global. Esa es un poco la realidad, y algo de lo cual hablaremos en el curso.